Persépolis

Ya era el medio día y cogimos un taxi para dirigirnos a Naqsh-e Rostam que se ubica a 12 kilómetros de Persépolis. Naqsh-e Rostam es una necrópolis que contiene una serie de relieves tallados en roca, en el acantilado y son tanto de la época aqueménida como de la sasánida.

Naqsh-e Rostam es una pared rocosa que tiene talladas cuatro tumbas reales aqueménidas rupestres, cruciformes y con bajorrelieves. Aunque no existe ninguna inscripción que permita identificarlas con certeza, según las inscripciones que presenta, una de ellas, sería la tumba de Darío I y las otras tres, a ambos lados de la de Darío I, serían las de Jerjes I, Artajerjes I y Darío II.

En la montaña de detrás de Persépolis hay otras dos tumbas que pertenecen a Artajerjes II y Artajerjes III, además de una tumba inacabada que podría ser la de Arsés, o más seguramente de Darío III, el último rey de la dinastía aqueménida, que fue derrocado por Alejandro Magno.

En el mismo taxi nos dirigimos a Persépolis que, literalmente y como su proprio nombre indica es la Ciudad Persa ubicada a 70 kilómetros de Shiraz. Se edificó en el año 521 a.c por orden de Darío I.

Visitamos detenidamente esta joya arqueológica y Forough nos proporcionó muy buenas explicaciones a cerca de la historia de este lugar que es patrimonio de la humanidad desde el año 1979.

El gobierno iraní continua la ininterrumpida labor de conservación y estudio de la Ciudad Persa, Persépolis.

Después de esta visita volvimos a Shiraz, que sería nuestra última noche con Forough. Al día siguiente volaríamos a Teherán en un vuelo interno. La compra del vuelo la gestionamos directamente a través de Oriente Viajes mientras gestionábamos el proceso del visado. Pagamos un precio de 75 EUR por persona y volvamos a través de la compañía Mahan Air durante 1 hora y media recorriendo una distancia de casi 700 kilómetros si consideramos una línea recta.

Shiraz y Qalat

Es una ciudad localizada en el suroeste del país, capital de la provincia de Fars. Shiraz fue capital de Persia durante la dinastía Zand, que gobernó el sur y el centro del país. Se la conoce como la ciudad de la poesía, el vino, las rosas y las luciérnagas.

Tras 6 horas de viaje en autobús llegamos a la terminal de autobuses de Shiraz donde cogimos un taxi hasta nuestro próximo alojamiento, la casa de Forough y su familia.

Decidimos descansar unas horas antes de emprender una excursión y explorar el pueblo de Qalat. Forough había reservado un taxi con capacidad para 7 personas – en su casa también estaban otros viajeros –

Qalat es un pequeño entorno rural situado en una zona montañosa en medio de la naturaleza. No es lugar turístico, por lo que podrás disfrutar de su tranquilidad y ver las costumbres de su población local.

Realizamos un recorrido por sus bosques y cuando volvimos a bajar a la aldea de Qalat, estuvimos en la casa-museo de Ramin Baghi quién tocó diferentes instrumentos para nosotros y nos invitó a un rico té iraní.

Por la tarde fuimos al centro histórico de Shiraz y en primer lugar visitamos Vakil Bath, también llamado Vakil Hamman. Se trata de un antiguo baño público convertido en un interesante museo que cuenta con múltiples estatuas de cera. Las estatuas son tan reales que te harán adentrarte por completo en la vida persa, entender sus costumbres y sus ceremonias.

La siguiente visita tuvo lugar en la Mezquita Vakil. Construida entre 1751 y 1773, durante la dinastía Zand; sin embargo, fue restaurada en el siglo XIX durante la dinastía Qajar. El precio de la entrada de ambas maravillas Vakil es de 200k riales por persona.

Después visitamos el Bazaar Vakil donde puedes encontrar una infinidad de productos iraníes a precios económicos. Si os gustan las especias, no dejéis de comprarlas.

Antes del atardecer, Forough nos llevó a probar el típico helado iraní a base de noodles y zumo de limón. ¡Sí, noodles! A pesar de la extraña combinación, el sabor es bueno. ¡No dejéis de probarlo!

Otra visita recomendada es el Jardín de Eram que podría traducirse como el jardín del paraíso. Merece la pena adentrarse en este jardín persa y pasear por sus avenidas donde se hayan cipreses y rosales entre fuentes y estanques.

El día siguiente era viernes, día festivo en el mundo islámico. Nos levantamos muy temprano para poder visitar a primera hora la Mezquita Nasir-ol-Molk en Shiraz, también conocida como la Mezquita Rosa. El precio de la entrada fue de 200k riales por persona, como la mayor parte de los lugares turísticos y culturales del país.

Es recomendable visitarla a primera hora del día no sólo para evitar aglomeraciones, si no para poder hacer fotos con mucho encanto. El sol traspasa las vidrieras que tienen diferentes tonalidades de color rosa reflejando la geometría de las vidrieras en las paredes de la propia mezquita. ¡Es realmente impresionante!

En el patio de la Mezquita Nasir-ol-Molk se encuentra un estanque donde se refleja la foto de los minaretes y arcos de esta maravillosa arquitectura.

Como habíamos madrugado mucho para visitar la Mezquita Nasir-ol-Molk, no habíamos tenido tiempo para desayunar, por lo que Forough nos llevó a tomar un delicioso desayuno iraní en una de las casas tradicionales de la ciudad.

Posteriormente nos dirigimos a la tradicional e histórica Qavam House un lugar que también es conocido como Jardín Qavam o Narenjestan, debido a la abundancia de naranjos en su hermoso jardín. La casa Qavam es un museo abierto al público y que tan solo por la decoración de su interior, es una visita obligada. Cuenta con un elegante arte a base de estuco, pinturas tradiciones, trabajos de espejo, talla de piedra y madera.

Y el siguiente turno de visita fue para el Shah Cheragh lugar sagrado y que podría ser considerado como una especie de Meca para los chiítas de Irán.

Es un monumento funerario y una mezquita que alberga la tumba de los hermanos Ahmad y Muhammad, hijos de Mūsā al-Kādhim y hermanos de ‘Alī ar-Ridhā. Los dos se refugiaron en la ciudad durante la persecución abasí de los musulmanes chiítas.

Por motivos de seguridad tienes que dejar tu mochila, bolso o cámara de fotos en una consigna gratuita. Puedes entrar con tu teléfono móvil, aunque te harán encenderlo para comprobar que se trata realmente de un teléfono en funcionamiento.

Además de seguir y de respetar el código islámico de vestimenta que se exige en Irán, a las mujeres se les entregará una especie de chador, no necesariamente de color negro para que se cubran de cabeza a pies.

Las fotos con el teléfono móvil están totalmente permitidas y la entrada a este lugar sagrado incluye un guía que te explicará con todo detalle la historia del lugar en tu propio idioma.

Se puede visitar el interior de la mezquita, teniendo en cuenta que existen salas de rezo exclusivas para hombres y salas de rezo exclusivas para mujeres. Aprenderás cosas muy interesantes a cerca de las prácticas del islam. También puedes visitar sus mausoleos donde encontrarás a los iraníes en sus momentos de rezo y adoración.

El Shah Cheragh cuenta con un enorme patio o también podría llamarse explanada donde tienes múltiples fuentes de agua potable y fresca. Allí mismo encontrarás vasos desechables.